La IA y su aplicación para determinar posibles rebrotes de COVID-19

Mediante el uso de tecnologías disruptivas como lo es la Inteligencia Artificial (IA) se puede predecir el comportamiento y posibles rebrotes por COVID-19.

Un sistema basado en Machine Learning y desarrollado por la empresa BlueDot especializada en monitorizar la dispersión de enfermedades infecciosas fue uno de los pioneros en determinar el comportamiento de esta pandemia desde su presentación en Wuhan. El algoritmo pronosticó acertadamente que el virus saltaría entre las ciudades de Wuhan a Bangkok, Seúl, Taipei y Tokio sucesivamente.

Desde entonces, investigadores de diferentes partes del mundo tratan de crear sistemas capaces de predecir nuevos rebrotes y, de esta forma, implementar las medidas necesarias para prevenirlos. La inteligencia artificial y el análisis de datos masivos (big data) han jugado un papel fundamental.

El algoritmo de BlueDot se basa en el procesamiento del lenguaje natural. Analiza noticias de actualidad en tiempo real y en 65 idiomas diferentes, combinadas con información sobre rutas de vuelos comerciales y brotes de enfermedades. De esta forma, BlueDot fue capaz de predecir no solo el epicentro, sino también su posterior salto a otras ciudades

Los modelos epidemiológicos se llevan empleando desde la pandemia de gripe española de 1918. Con la revolución de las tecnologías, dichos modelos ahora integran datos genómicos, de redes sociales, de geolocalización y de mortalidad y morbilidad para lograr predicciones realmente sofisticadas.

La IA ha mostrado de nuevo su superioridad a la hora de predecir la incidencia de un brote. Por ejemplo, la aplicación de redes neuronales permitió predecir el número de incidencias de una epidemia de dengue (un virus transmitido por mosquitos) en 790 ciudades de Brasil, una información fundamental para poder controlar el brote.

También existen múltiples ejemplos de cómo esta tecnología puede ayudar a detectar si una persona está contagiada y, en ese caso, hasta qué punto es grave la infección. Mientras que investigadores de Cambridge pretenden crear algoritmos capaces de detectar por el habla y la tos si una persona está contagiada.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *