Seguridad informática en tiempos de COVID-19.

La ciberseguridad israelí, que en la actualidad ya es una industria sólida, tiene más demanda que nunca, ya que el trabajo y la educación a distancia presentan nuevos niveles de riesgo.

La pandemia por COVID-19 ha convertido a los profesionales de la seguridad informática en soldados de primera línea en una lucha contra lo que algunos ven como una pandemia cibernética inminente. Gobiernos, empresas, instalaciones médicas y las personas son todas víctimas potenciales de malware, robo de identidad y robo de datos.

Otro fenómeno importante que mantiene ocupados a los trabajadores de las 436 empresas de ciberseguridad de Israel es la mayor vulnerabilidad causada por el trabajo y la educación a distancia.

Una encuesta realizada en abril a 3,000 empleados remotos en EE. UU., Reino Unido, Francia y Alemania mostró que los hábitos de trabajo desde el hogar, incluida la reutilización de contraseñas, el acceso a sistemas corporativos en dispositivos inseguros y el permitir que los miembros de la familia usen dispositivos corporativos, están poniendo en riesgo el negocio de sistemas y datos confidenciales.

La velocidad a la que se producen los ciberataques está aumentando así como la cantidad de usuarios conectados en los últimos 15 años.

Expertos en seguridad detallan lo que está sucediendo y qué se puede hacer para proteger nuestras identidades, datos y dispositivos. Lavi Lazarovitz, jefe de investigación de seguridad en CyberArk comenta que no debemos preocuparnos por una pandemia cibernética.

Hay organizaciones que abren sus perímetros y permiten que los empleados accedan a servicios y aplicaciones de forma remota que antes de la era Covid estaban cerrados y protegidos. Por otro lado, antes de Covid, si un empleado que trabajaba desde casa era víctima de un phishing con un enlace malicioso o malware, su computadora portátil estaba dentro de la red corporativa y el malware tenía espacio para moverse y encontrar los datos, las joyas de la corona.

Durante COVID-19, muchos trabajadores utilizan sus propias computadoras portátiles, por lo que ahora un simple correo electrónico de phishing puede no ser tan perjudicial porque las conexiones de los empleados con la organización central están restringidas en muchos casos.

De igual manera, las empresas expertas en seguridad tuvieron que moverse rápidamente para proteger o reconfigurar sus herramientas y servicios para un acceso remoto seguro a medida que más personas comenzaron a trabajar desde casa.

Además, como usuarios finales, tenemos que ser cuidadosos con lo que abrimos, ejecutamos o descargamos de la internet, ya que podría estar en riesgo nuestra información personal.

Fuente: israel21c.org

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *