¿Sabes que es la esteganografía?

Posiblemente este término sea completamente desconocido para muchos, pero antes de utilizar a la tecnología para comunicarnos entre nosotros, la gente ya escribía mensajes secretos entre líneas en lo que podría parecer una carta normal.

Ahora bien, la manera en la que a través un autor de un mensaje oculta información secreta en algo que a simple vista parece normal, se conoce como esteganografía y data de tiempos antiguos como la escritura. El objetivo de esta técnica radica en ocultar a simple vista la existencia de un mensaje, a diferencia de la criptografía, que cifra un mensaje y este no pueda ser leído sin la clave de descifrado. Ahora pensemos como llevar a la esteganografía a la actualidad con apoyo de la tecnología.

En una gran mayoría de objetos digitales existe la posibilidad de ocultar un mensaje secreto, ya sea en un documento de texto, en una imagen o incluso en la extensión de un archivo. La forma más común de hacerlo es en archivos multimedia como por ejemplo: imágenes, audios, videos, etc.

En el caso de las imágenes, la información se oculta en los píxeles y se extrae mediante herramientas especiales. Para ello, los estenógrafos actuales a veces escriben scripts personalizados o añaden la funcionalidad que necesitan los programas destinados a otros fines.

A continuación verás dos imágenes, que en apariencia son iguales, pero una de ellas tiene un mensaje oculto.

Un medio para los ciberdelincuentes

Expertos en Kaspersky, registraron ya hace más de 18 meses cómo había aumentado el interés de los cibercriminales por la esteganografía. Detectándose no menos de tres campañas de spyware en las que los datos de las víctimas se habían enviado a los servidores de mando y control ocultos tras fotos y videos.

Desde el punto de vista de los sistemas de seguridad nada hacía sospechar de la carga online de estos archivos multimedia, lo cual era parte del plan de los criminales.

Los archivos multimedia no solo ocultan texto, sino también partes de código malicioso. El uso de la esteganografía no convierte una imagen, video o canción en malware, pero se puede utilizar para ocultar una carga dañina de los análisis de los antivirus.

Detectar la esteganografía no es fácil; y deshacerse de ella tampoco es una tarea sencilla. Existen métodos para integrar mensajes en imágenes de una forma tan profunda que siguen ahí incluso después de imprimirla y escanearla o, incluso, cambiarle el tamaño o realizar cualquier otro tipo de edición.

Sin embargo, la información (incluido el código) se extrae de imágenes y videos mediante una herramienta especial. Es decir, por sí solos los archivos no roban ni descargan nada en tu ordenador. Lo recomendable es tener un antivirus actualizado y si tienes que descargar un archivo, asegúrate de utilizar fuentes de confianza.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *