Rayos UV-C en el combate de la propagación por COVID-19

Investigadores de la Universidad de Columbia analizan como la luz ultravioleta del tipo C (segura para los humanos pero efectiva para virus y bacterias) ayudaría a contener los contagios al exterminar virus y bacterias en las superficies y entornos cerrados.

El actual aislamiento así como la desinfección de superficies, son dos de las estrategias más eficientes para evitar un contagio por COVID-19. Sin embargo, hay un desinfectante llamado luz ultravioleta (UV). Los rayos UV se han utilizado por décadas para sanitizar objetos, superficies e instalaciones, por lo que, ¿realmente es efectivo para matar al coronavirus SARS-CoV-2?.

Los virus tienen material genético (ADN o ARN), y estos se reproducen uniéndose a las células e inyectando su ADN. Algunos salen de la célula infectada, mientras que otros se fusionan en la ella.

Investigadores en todo el mundo están buscando una solución a la actual pandemia mediante la elaboración de una vacuna que sea eficaz y segura contra el SARS CoV-2. Adicional a esto, también enfocan sus esfuerzos para detener los contagios analizando la propagación de este virus. Sin duda el alguna, el desarrollo de una vacuna tomará algunos meses en llegar, pero el uso de ciertos tipos de luz, es en lo que estos investigadores se encuentran trabajando y así reducir los contagios principalmente en lugares públicos.

Por técnica que parezca la explicación, cualquiera que se haya expuesto al sol de manera inadecuada ha podido comprobar cómo la luz UV mata los virus, pues daña el ADN.

La tecnología, desarrollada por el Centro de Investigación Radiológica de dicha universidad, utiliza lámparas muy específicas que emiten dosis continuas y bajas de una longitud de onda particular de luz ultravioleta lejana, conocida como UV-C demostrando que puede matar virus y bacterias sin dañar la piel humana.

Actualmente ya existen varias empresas fabricando lámparas que emitan este tipo de luz, a pesar de que todavía no ha sido aprobada definitivamente. Una de ellas es Dimeruv, que actualmente tienen una solución robótica que funciona arrastrado con un carrito y que usando luz ultravioleta, desinfecta hasta el 99.99% de cada superficie.

Está claro que este tipo de lámparas de luz ultravioleta lejana (UV-c) no terminarán con el coronavirus SARS CoV-2, pero sí pueden ser un aliado perfecto para evitar la propagación, principalmente es espacios públicos, hospitales, escuelas, oficinas, etc.

Fuente: crr.columbia.edu

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *